camion pngENVIOS EN 24/48 HORAS     Consulta la política de envíos devoluciones aquí

¿Tu silla de oficina se está quedando anticuada? Puede que haya llegado el momento de hacerte con la mejor silla giratoria de oficina. Si en cambio quieres salvar tu vieja silla, sigue leyendo.

Si tienes una vieja silla de oficina con la tapicería desgastada y un aspecto que no combina con nada de lo que tienes tal vez sea el momento de darle una nueva vida en tu escritorio o en otra parte de la casa.

   Si prefieres comprar una silla nueva, puedes ver nuestro catálogo de sillas de oficina.

¿Cómo tapizar una silla de oficina?

Cuando vayas a comenzar con el tapizado asegúrate de tener todo lo necesario. Las telas sencillas con base de algodón son las que mejor funcionan para el tapizado, si eliges telas para exteriores, vendrán con protección extra, pero también serán más difíciles de trabajar.

Paso 1

Reúne las herramientas y materiales necesarios. El coste de tapizar una silla de oficina puede variar, pero si ya tienes las herramientas sólo tendrás que pagar los costes de la tela. Lo necesario incluye la nueva tela, un juego de destornilladores, alicates, tijeras, cúter, una grapadora profesional y espacio para trabajar. 

Paso 2

Desmonta la silla. Desenrosca la base en forma de concha de la parte inferior del asiento y, si es necesario, del respaldo de la silla. Si todo ha ido correctamente, debería quedar al descubierto la superficie (normalmente) de madera que sirve de soporte para el acolchado y la tela de la silla. 

Paso 3

Retira las grapas y tapicería vieja. Saca los alicates de punta de aguja y empieza a sacar las grapas. Dependiendo de cómo se fabricó la silla, estas grapas pueden ser desde muchas grapas pequeñas hasta varios cierres metálicos grandes. En cualquier caso, sácalas con cuidado. Para las grapas más pequeñas, los alicates son una herramienta ideal, pero puede que te resulte mejor un quitagrapas de alta resistencia para las grapas más grandes.

Paso 4

Coloca y corta la nueva tela de tapicería. Coge y coloca la tela  debajo del asiento. Dobla la tela alrededor del asiento para obtener algunas medidas, no tiene que ser exacto, pero debes tener suficiente tela para cuatro pulgadas a lo largo de los bordes de la base. 

Paso 5

Coloca la nueva tapicería. Este es sin duda el paso más difícil. Debido a la torpe forma de la mayoría de los asientos y respaldos de sillas de oficina, la tela no se doblará limpiamente alrededor de la base. La herramienta más importante para este proceso es la paciencia.

Una vez que la tela esté bien ajustada, utilice la pistola de grapas y fíjela con una línea de grapas al menos cada dos centímetros. Hay otras opciones, como las tachuelas para tela, pero las grapas resistentes suelen funcionar mejor en este caso. Si quedan muchos pliegues de tela colgando de la base, recórtalos con las tijeras para que el ajuste sea suave.

Paso 6

Vuelve a colocar el respaldo de la silla. Ahora es el momento de volver a colocar el respaldo en su silla con esos tornillos que conservó cuidadosamente. Puede que tenga la opción de cubrir estos respaldos (normalmente los que no son de plástico) también con tapicería para que todo combine, pero no siempre es necesario. Una vez más, no hay problema en adaptar los planos al diseño único de su silla de oficina, ya que todas son un poco diferentes.

Paso 7

Coloca los demás componentes de la silla. Si los reposabrazos de tú silla también tienen tela, es posible que también quieras reemplazar esta tapicería también. Si es así empieza a desenroscar los reposabrazos de su base y retira la tela con cuidado. Los reposacabezas o reposacuellos desmontables son más complicados, ya que pueden venir con fundas de tela ajustadas que son más difíciles de reproducir.

Paso 8

Vuelve a montar la silla de oficina. Si el asiento y el respaldo de la silla de oficina aún están en piezas separadas, únelas de nuevo antes de continuar. A continuación, fije la base con ruedas de la silla (esto no funciona tan bien si cambia el orden). Invierta los pasos que utilizó en la deconstrucción y sustituya todos los pernos y tornillos según sea necesario. Prueba los componentes para asegurarte de que están bien conectados, son resistentes y están en los ángulos correctos.

¿Tapizar la vieja silla o comprar una nueva?

A veces tapizar una silla de oficina no es viable no solo porque la tela esté dañada o manchada, sino también debido a las características ergonómicas de la silla en sí. Gracias a la tecnología y al avance del conocimiento, se han desarrollado nuevos materiales y ajustes para las sillas, como las sillas ergonómicas, que han surgido debido al aumento del uso de ordenadores.

La decisión de tapizar o no una silla de oficina nos da la oportunidad de considerar la opción de comprar una nueva, aprovechando las novedades que ofrece el mercado. Si tenemos una silla antigua, es probable que sea muy pobre en términos de ergonomía, y que su comodidad haya disminuido debido a la pérdida de acolchado y la deformación de las piezas que sostienen el cuerpo.

Artículos relacionados

Comentarios (0)

No hay comentarios en este momento
Producto añadido a la lista de deseos
Producto añadido al comparador